miércoles, febrero 06, 2008

Las placas tectónicas también descansan

La tectónica de placas, el proceso geológico responsable de la creación de los continentes, las cadenas montañosas y las cuencas oceánicas de la Tierra, puede ser un asunto de “ahora-sí, ahora-no, ahora-sí, ahora-no”. Los científicos han supuesto siempre que el movimiento de las placas tectónicas ha sido lento pero continuo a lo largo de la mayor parte de la historia terrestre, pero un nuevo estudio realizado por investigadores del Instituto Carnegie sugiere que la tectónica de placas puede haberse detenido al menos una vez en la vida de nuestro planeta… y que podría hacerlo nuevamente.

placas_tectónicas_terrestres

Los familiares continentes de la Tierra están insertos en placas tectónicas sobre la superficie del planeta que chocan lentamente unas con otras en el correr del tiempo.

© USGS


Un aspecto clave de la teoría de tectónica de placas es que en escalas geológicas de tiempo las cuencas oceánicas son rasgos transitorios, abriéndose y cerrándose a medida que las placas se trasladan. Las cuencas son consumidas por un proceso llamado subducción, en el cual las placas oceánicas descienden en el manto terrestre. Las zonas de subducción son el hogar de las fosas oceánicas, con gran actividad sísmica y con la mayoría de los grandes volcanes del mundo.

Gondwana

El rompecabezas de continentes que se combinó en el famoso supercontinente de Gondwana. La deriva continental y la tectónica de placas diseminaron las masas terrestres por todo el globo.

© Astrobiology Magazine


Escribiendo en el número del 4 de enero de la revista Science, Paul Silver del Departamento de Magnetismo Terrestre del Instituto Carnegie y el anteriormente investigador post-doctoral Mark Behn (ahora en el Instituto Oceanográfico Woods Hale) apuntan que la mayoría de las zonas de subducción actuales se encuentran localizadas en la cuenca del océano Pacífico. Si esta cuenca se cerrara, se estima que sucedería dentro de unos 350 millones de años, cuando las Américas en su movimiento hacia el oeste choquen con Eurasia; entonces la mayoría de las zonas de subducción del planeta desaparecerán con ella.

Esto detendría definitivamente la tectónica de placas, a menos que aparecieran nuevas zonas de subducción, pero la iniciación de la subducción es algo poco comprendido. “La colisión de la India y África con Eurasia hace entre 30 a 50 millones de años cerró una cuenca oceánica conocida como Tetis”, dice Silver. “Pero ninguna zona de subducción se ha iniciado al sur de India o África para compensar por la pérdida de subducción de este cierre oceánico”.

Silver y Behn también presentan evidencia geoquímica proveniente de antiguas rocas ígneas que indica que hace aproximadamente mil millones de años hubo una pausa en el tipo de actividad volcánica que normalmente se asocia con la subducción. La idea encaja con otras evidencias geológicas sobre el cierre de una cuenca oceánica tipo Pacífico en esa misma época, que unió a los continentes en un único supercontinente (conocido para los geólogos como Rodinia) y que posiblemente extinguió por un tiempo a la subducción. Finalmente, Rodinia se partió cuando regresaron la subducción y la tectónica de placas.

el_interior_de_la_Tierra

Debajo de la sólida corteza terrestre encontramos el manto, el núcleo externo, y el núcleo interno. El calor que fluye del interior de la Tierra es el motor de la tectónica de placas.

© World Book illustration by Raymond Perlman and Steven Brayfield, Artisan-Chicago


La tectónica de placas es impulsada por el calor que fluye desde el interior de la Tierra, y una detención podría enlentecer el ritmo del enfriamiento de nuestro planeta, de la misma forma en que colocar una tapa sobre una sopera enlentecería el enfriamiento de la sopa. Al colocar periódicamente una tapa sobre el flujo de calor, una tectónica de placas intermitente explicaría porqué la Tierra ha perdido su calor más lentamente que lo predicho por los modelos actuales. Y la acumulación de calor debajo de placas inmóviles puede explicar la aparición de ciertas rocas ígneas en el medio de los continentes, lejos de sus ubicaciones normales en las zonas de subducción.

“Si realmente la tectónica de placas se enciende y apaga, entonces la evolución continental debe ser vista bajo una luz enteramente nueva, ya que amplía dramática el rango de escenarios evolutivos posibles”, dice Silver.

El papel que juega la tectónica de placas en el enfriamiento de la Tierra puede tener también efectos importantes sobre el clima y la biosfera de nuestro planeta. El reacomodo de los continentes y de las cuencas oceánicas a través de la tectónica de placas puede cambiar los patrones de las circulaciones oceánica y atmosférica globales. Los aumentos y disminuciones de la actividad volcánica y de los sismos asociados con la tectónica de placas pueden afectar también el ciclo global de moléculas tales como el dióxido de carbono. El estudio de la tectónica de placas es importante para nuestra comprensión de cómo ha evolucionado el clima terrestre en el pasado, y de cómo podría cambiar en el futuro. Esta información también puede ayudarnos a determinar cuáles aspectos del medioambiente de nuestro planeta hacen que el planeta resulte habitable para la vida tal como la conocemos.

earth_model_banner

© Astrobiology Magazine


= = = = = = = = = = = = = = =
Fuente: Astrobiology Magazine
Título: “A History of Starts and Stops”
Fecha: Enero 10, 2008
Enlace con el artículo original:
aquí
= = = = = = = = = = = = = = =

1 comentario:

Vincent dijo...

Habría apostado casi una mano a que las placas tectónicas nunca habían estado quietas. Sorpresas te da la vida ...

Otro factor más para el destino que le depara a nuestro clima.